3 Formas de No Gastar

Dinero Saliendo de un Cajero Automático
Imagen de Tax Credits desde Flickr
  1. No lleves más dinero del necesario para el día a día

Lo primero de todo, es no sacar más dinero del banco del que necesitarás para pasar el día.

Esta bien llevar siempre un “por si acaso”, pero sólo si tenemos la suficiente disciplina de convertir esos billetes en un amasijo de papeles arrugados por el tiempo que llevarán en el bolsillo.

Esto debe ser así, porque, al igual que pasa con los fumadores, los compradores compulsivos tienen una adicción. Los fumadores novatos y experimentados que están dejándolo, suelen comprar una cajetilla y no un cartón de tabaco, pues si tienen un cartón entero, SIEMPRE y digo SIEMPRE fumarán más (ya sea un cigarro más o cinco).

Por lo tanto, es muy importante evitar la tentación. Esa tentación que sabemos que nos vencerá, no por debilidad, si no por costumbre.

Debemos dar paso a la costumbre sana, sustituyéndola por esa costumbre contraproducente.

¿Y cómo, con tanto anuncio y tanto producto que “necesito”?

Para evitar caer en las redes del marketing agresivo al que solemos estar expuestos hasta en el lugar de trabajo, pregúntate si realmente lo “necesitas” y después:

  1. Compra al siguiente día 

Carrito de la Compra Caído
Imagen de Rick Harris desde Flickr

Este es un truco maestro para no cometer errores emocionales en la compra de productos que fomentan nuestro impulso.

Descubre el producto, da igual de qué forma, anuncios, amigos, internet, da igual. Tú míralo, analízalo, tócalo y justo antes de ir a la caja registradora, piensa en mi y DÉJALO.

Cuando lo hayas hecho te sentirás mucho mejor, y aún no te estoy diciendo que no lo compres, sólo DÉJALO.

Si te dicen que es el momento porque hay una oferta especial y no se repetirá mañana, mienten, sólo quieren conseguir tus billetes que tanto te ha costado arrugar.

Eso se llama factor “tiempo” o factor “estrés”, lo que persiguen es motivarte por impulsos rápidos y poco racionales para que lo compres.

Ten cuidado con esta técnica, ya que si la conoces escaparás de ella sin problemas, pero si te consiguen picar…otro gallo va a cantar.

«Vale, lo dejo. Pero sigo pensando en que debería haberlo comprado ¿Qué hago?»:

  1. Compara precios de los productos que quieres

Una Manzana y una Naranja
Imagen de TheBusyBrain desde Flickr

Si aún no puedes dejar de pensar en ello y quieres saber más de ello: COMPÁRALO en internet.

Compara precios, tiendas, sustitutivos, etc.

Con todo esto conseguirás que se te pase el mono, incluso descubrirás que tiene errores de fábrica o que ya no te parece tan atractivo.

Podrás por lo tanto disfrutar con tu familia de diversiones que antes no podías por productos innecesarios, ya que ahora tu billete arrugado lo puedes cambiar, y, además, tendrás muchos otros nuevos esperando a que los saques del banco.

Fuente: http://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/aprende-a-mejorar-tus-finanzas-personales

Imagen destacada por Tax Credits desde Flickr

[grwebform url=»https://app.getresponse.com/view_webform_v2.js?u=BiBiq&webforms_id=5332404″ css=»on» center=»off» center_margin=»200″/]

Compártelo: