Cuatro Cosas que Siempre es Mejor Hacer en Casa

En Casa
Imagen destacada por Ian Carroll desde Flickr

Viajar es uno de los hobbys con más tirón en el siglo XXI. Descubrir lugares que hasta entonces solo habías visto por la televisión, conocer nuevas personas, empaparte de otras culturas, olvidarte por unos días de la rutina de tu ciudad… Pasar unos días fuera de casa es algo que gusta a casi todo el mundo y una motivación prácticamente vital para muchas personas, que han hecho de hacer turismo una forma de vida. Sin embargo, aunque todo esto suene tan idílico, siempre habrá ciertas cosas que no podrás disfrutar de la misma forma cuando estás fuera que cuando, por suerte o por desgracia, te tienes que quedar en casa.

1. Ir al baño

Somos los reyes de la casa, y como todos los monarcas tenemos un trono, el nuestro, inconfundible. Ni

Taza de water
Imagen de Plage Smooth Vinilos Baños desde Flickr

siquiera en Japón, donde existen esos retretes tan modernos y avanzados podremos tener la sensación de comodidad y tranquilidad de la que disfrutamos en nuestra. Esto es una verdad absoluta que va a perdurar por los siglos de los siglos.

2. Dormir

No lo vamos a negar, seguro que tampoco se duerme nada mal en una suite del Ritz, pero nuestra cama es especial. La almohada, el edredón y el colchón son testigos mudos de nuestros sueños y soportan nuestras caídas para darnos fuerza para levantarnos al día siguiente. Ninguna otra cama puede presumir de ello.

3. Ver la televisión

Ver un partido con los amigos en un bar suele ser un plan que tiene buena pinta. Tampoco suena mal quedar para ver una serie y comentarla en plan tertulia de Garci, pero no llegan a aportar el placer que es hacerlo en casa. Poder soltar todos los improperios y/o vítores que quieras a tu equipo sin peligro a que nadie te lo reproche o ver tu serie pudiendo repetir las partes que quieras o pararla para ir al baño cuando mejor te venga son cosas que solo se pueden hacer en casa.

4. Hacer el idiota

Bailar como si no hubiese mañana esa canción que tanto te gusta y nunca te ponen en la discoteca, intentar esa pirueta que jamás conseguiste hacer en clase de educación física o grabarte cantando con esa cara tan particular que se te pone cuando intentas sacar la voz de Frank Sinatra. Chorradas como estas y muchas más solo las podrás hacer en casa a menos que te guste que la gente piense que estás completamente desequilibrado, algo que es posible que haya gente a la que le guste.

Fuente: Eduardo Mongil

Imagen destacada por Ian Carroll desde Flickr

Compártelo: