Cuatro Cosas que Siempre es Mejor no Hacer en Casa

Payaso
Imagen desde Pixabay

Tenemos que asumirlo. Nunca habrá un anfitrión como Isabel Preysler. Ese glamour que desprendía con tan solo ofrecer unos bombones a los invitados a sus fiestas es inalcanzable para cualquiera que no sea ella. Aunque bueno, hay que tener en cuenta que era un anuncio. La parte en la que sus amigos ensucian los diez (o más) baños de su mansión, o el momento en que se hacen una pizza en el horno a las 6 de la mañana lo han dejado para los extras. Porque esas cosas pasan siempre en la vida real. Ahora vamos a enumerar cuatro cosas que nunca deberías hacer en tu casa si quieres mantener la paz en tu día a día.

  1. Organizar una fiesta

Ya lo decíamos cuando aludíamos al ejemplo de la Preysler. Las fiestas están bien para los anuncios o cuando se celebran en casa ajena. Si quieres presumir de popularidad mejor que lo hagas en las redes sociales, que ahí no se mancha nada, no se rompen platos, no hay vecinos que amenazan con llamar a las fuerzas del orden y no quedan miles de restos que limpiar al día siguiente.

  1. Tocar un instrumento musical

Está bien tener inquietudes creativas, y los instrumentos son un mecanismo formidable de expresión de la creatividad. Ahora bien, si no vives en un chalet apartado del mundo es mejor que busques un emplazamiento diferente a tu casa para desarrollar tus inquietudes musicales. Si no lo haces pronto empezarán pasarte cosas como que te huelen a sardinas las camisetas que pones a secar en el tendedero o que el rellano se convierta en una representación en pequeño de una calle de Saigón de los años 60.

  1. Pintar

Lo que hemos dicho antes con los instrumentos musicales se puede aplicar también a la pintura.

Vaso Roto
Imagen de Rotto Vaso desde Torange-it.com

Siempre es positivo crecer como persona a base de expresar tu arte, pero hay que tener en cuenta que pintar mancha, y mancha mucho. Eso sin contar lo difícil que es luego limpiar los restos de pintura de sillas, mesas o demás utensilios que hayas utilizado. Así que te recomendamos que busques un lugar específico para ello… o que envuelvas todos los muebles a conciencia.

  1. Jugar con pelotas

¿Quién no ha se ha creído Kobe, Nadal o Messi por un momento mientras golpeaba una pelota en el pasillo de su casa? Esa sensación de grandeza instantánea es algo maravilloso mientras no rompes ese jarrón chino que decora el hall de entrada de tu casa. Si tienes mascotas todavía puedes echarles la culpa a ellos, que no se van a quejar, si no, empieza a inventarte una historia para que no te toque pagarlo.

Fuente: Eduardo Mongil

Imagen destacada desde Pixabay

Compártelo: