La Abuela Que Dio La Vida a su Nieto

Abuela y Su nieto
Imagen de David K desde Flickr

Dicen los que más saben que el mejor amigo que jamás puede tener una persona es un abuelo.

Los padres de tus padres siempre te van a querer seas tal y cómo seas y van a sentirse orgullosos de ti, porque en gran medida formas parte de ellos, de su legado, de lo que van a dejar en el mundo, eres una manifestación de su perpetuidad. Los abuelos, por el obvio peso de la edad y el paso del tiempo empiezan a pensar que lo más importante es que alguien puede continuar su obra, que lo más importante es que sus descendientes sean felices. Por eso somos tan importantes para ellos y nos demuestran su cariño.

Sin embargo hay veces que ese cariño pasa de ser algo meramente teórico y sentimental para ser demostrado con actos tangibles y que ayudan de manera directa a mantener ese legado en el mundo. Es el ejemplo de Francisca Fuentes, cuya generosidad sin condiciones ha dado la esperanza a su nieto de poder llevar una vida larga y plena.

Juan José, un pequeño de tan solo 9 meses, padecía una grave enfermedad de hígado que requería un transplante hepático con carácter urgente, ya que su esperanza de vida era de tan solo medio año. Debido a lo excepcional de la situación, no había tiempo material para esperar a que falleciera un donante de la edad de Juan José, lo ideal, ya que la adaptación suele ser mejor y el desgaste del hígado en cuestión menor, por lo que la que la solución que quedaba era que una persona compatible donara una parte de su órgano al niño.

Francisca Fuentes, de 55 años de edad decidió entregar una parte de su hígado a su nieto, y la operación fue satisfactoria. La juventud de la abuela influyó de manera decisiva en que todo acabara de la mejor de las maneras para Juan José, que ahora siempre llevará una parte de su abuela dentro de sí.

El transplante se llevó a cabo en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, y no es la primera vez que se lleva a cabo una operación de este tipo. Ya en 2005, en Barcelona tuvo lugar un transplante de hígado de abuela a nieto.

El transplante de un donante vivo es una práctica que se está potenciando para evitar la carencia de órganos cuando sea necesario un riñón o un hígado, los dos únicos supuestos en los que la persona que dona no ha de haber muerto previamente. Gestos como el de Francisca Fuentes puede ayudar a concienciarnos de los beneficios que supone para muchas personas que decidamos hacer gala de nuestra generosidad y donar una parte de nuestro cuerpo, que a lo mejor no necesitamos pero que puede ser esencial para otro ser humano.

Si quieres conectar con más noticias como esta, no dudes en unirte a nuestra membresía GRATIS!

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2015/10/14/actualidad/1444839309_058575.html

Imagen Destacada de David K desde Flickr

Compártelo: